Neymar brilla en un Brasil de récord

Neymar brilla en un Brasil de récord

Brasil conquistó su tercera Copa FIFA Confederaciones consecutiva, un récord de la competición, al infligir a España la mayor derrota que la campeona de Europa ha sufrido en un partido oficial desde hace 18 años (3-0), en un magnífico y ruidoso Maracaná.

Neymar se convirtió en la gran estrella del certamen de principio a fin. El brasileño, de 21 años, derrochó magia y genialidad en todos y cada uno de los cinco partidos que disputó su equipo y, de paso, espoleó a la Seleção hasta la gloria. El nuevo fichaje del Barcelona, donde recaló semanas antes de la competición, ha conquistado el Balón de Oro adidas al igual que hicieron dos de sus más excelsos compatriotas, Adriano y Kaká, en las ediciones de 2005 y 2009 respectivamente. En la gran final, Neymar contribuyó a la victoria de los suyos con un magnífico gol lanzado con la zurda, su arma más débil. Los otros dos tantos corrieron a cargo de Fred.

En el partido por el tercer puesto, entablado horas antes, hubo que recurrir a la prórroga y a los penales para desempatar a Uruguay e Italia, un choque que se recordará por los magníficos tiros libres de Alessandro Diamanti y Edinson Cavani. Italia disputó su segundo encuentro de 120 minutos en 69 horas, pero luchó sin descanso e hizo acopio de sangre fría para imponerse en la tanda de penales (su séptima en todas las competiciones de la FIFA), donde Gianluigi Buffon atajó los lanzamientos de Diego Forlán, Martín Cáceres y Walter Gargano.

Los seguidores brasileños e italianos regresaron felices a casa tras la última jornada, un aperitivo del banquete excepcional que servirá el año que viene la Copa Mundial de la FIFA™. La competición no ha brindado solamente un festival de campeones, sino todo un festival de fútbol.

O sonho começa agora: el sueño empieza ahora
Esta Copa FIFA Confederaciones arrancó con una brillante ceremonia inaugural, en la que Brasil se mostró al mundo como un país en el que, a lo largo de los años, han confluido pueblos y culturas. Tahití, en particular, recibió una cálida bienvenida; el público animó y aplaudió a rabiar a los tapados de Oceanía siempre que intentaron una jugada de ataque. Cuando batieron la puerta de Nigeria en su primer partido de grupos, el estadio Mineirao de Belo Horizonte se vino abajo. Marama Vahirua botó un saque de esquina desde la izquierda, y Jonathan Tehau saltó mucho más alto que su marca, Efe Ambrose, en el segundo palo y metió el balón en la puerta de Vincent Enyeama. Todo el equipo lo celebró a lo grande. Se trató de uno de los mejores momentos de la fase de grupos, que hizo las delicias de los espectadores del mundo entero con sus magníficos goles.

Neymar había marcado la pauta a los tres minutos del comienzo del torneo, cuando su media volea lanzada con la diestra batió a Eiji Kawashima por la escuadra. Andrea Pirlo celebró su partido internacional número 100 con un tiro libre espectacular contra México, que emuló Neymar en el último partido de Brasil de la fase de grupos. El uruguayo Forlán también festejó sus cien encuentros para la Celeste con un golazo que le granjeó la admiración de la apasionada hinchada brasileña. No sólo los goles dejaron con la boca abierta al público: en Fortaleza, la interpretación del himno nacional del país resultó especialmente inolvidable. Los 50.791 espectadores entonaron al unísono el himno a cappella, y el árbitro Howard Webb, el mismo que pitó la última gran final de la Copa Mundial de la FIFA, describió el momento como el más increíble que jamás haya vivido en un estadio de fútbol.

Aunque Brasil 2013 se ha disputado en medio de protestas sociales generalizadas, el fútbol en el interior de los estadios ha servido para unir a los pueblos y a sus gentes. Esta Copa FIFA Confederaciones ha proporcionado a todos ellos un montón de temas de conversación y muchas alegrías, especialmente por lo que respecta a la avalancha de goles anotados. Los aficionados pudieron disfrutar de un partido maravilloso entre Italia y Japón, con jugadas de ida y vuelta y un marcador definitivo de 4-3 a favor de los europeos. También vivieron la goleada de España por 10-0 sobre Tahití, un récord de la competición, incluidas cuatro dianas de Fernando Torres, ganador de la Bota de Oro adidas, y la increíble victoria de Brasil sobre Italia (4-2), que significó un importante empujón para los brasileños en el camino hacia la gloria.

Campeones de la Copa Mundial de la FIFA en semifinales
Como no podía ser de otra manera en una competición conocida con el sobrenombre de “Festival de los Campeones”, los cuatro semifinalistas llevaban todos ellos la estrella de triunfadores de la Copa Mundial de la FIFA prendida en el pecho. Los resultados de la fase de grupos depararon un choque cien por cien sudamericano y todo un clásico europeo: Brasil se enfrentó a un viejo rival, Uruguay, mientras que España se citaba con Italia en una repetición de la final de la EURO 2012. Brasil no ha conocido la derrota en casa contra Uruguay desde hace 20 años, un récord que sigue vigente gracias a los goles de Fred y Paulinho, los mismos que enviaron a los brasileños directamente a la gran final. La Roja y los Azzurri nos regalaron 120 minutos de un fútbol fascinante durante un partido que se saldó a los penales y con muerte súbita. Al final, se transformaron 12 lanzamientos consecutivos, un récord en todas las competiciones de la FIFA. El mal fario llegó para Italia con el número 13. Cuando Leonardo Bonucci envió el balón por encima del larguero, concedió a Jesús Navas la oportunidad de concertar una cita con los brasileños en el Maracaná. Navas no falló.

El torneo llegó a su momento cumbre en un día que Brasil nunca olvidará. Todos los augurios eran favorables para los sudamericanos, incluido el hecho de que llevaran 60 años sin conocer la derrota en Río de Janeiro. La última, sin embargo, se había producido en una final de la FIFA: precisamente en el choque decisivo de la Copa Mundial de la FIFA 1950, contra Uruguay. Pero ahí estaba la astucia de Luiz Felipe Scolari, quien ideó una táctica soberbia para derrotar a la Roja y, de paso, acrecentó las expectativas del país en la máxima competición del año que viene. Scolari está montando un equipo que derrocha habilidad, personalidad y olfato de gol. Dicho esto, cabe recordar que, hasta la fecha, ningún campeón de la Copa FIFA Confederaciones ha ganado al año siguiente la Copa Mundial de la FIFA. ¿Terminará la racha en Brasil 2014?

Participantes
Brasil, España, Italia, Japón, México, Nigeria, Tahití, Uruguay

Posiciones definitivas
1. Brasil
2. España
3. Italia
4. Uruguay

Sedes y estadios
Río de Janeiro (Estadio de Maracaná), Brasilia (Estadio Nacional), Fortaleza (Estadio Castelao), Belo Horizonte (Estadio Mineirao), Salvador (Arena Fonte Nova), Recife (Arena Pernambuco)

Total de goles
68 (media de 4,25 por partido)

Máximos goleadores
Fernando Torres (ESP) y Fred (BRA), ambos con 5.

Premios
Balón de Oro adidas: Neymar (BRA)
Bota de Oro adidas: Fernando Torres (ESP)*
Guante de Oro adidas: Julio Cesar (BRA)
*según pases de gol y minutos jugados

Datos básicos
• Equipos: 8
• Fechas: del 15 al 30 de junio de 2013
• Final: 30 de junio de 2013
• Partidos: 16
• Goles marcados: 68 (media de 4,25 por partido)
• Asistencia: 804.659 espectadores (media de 50.291)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>